Martes, Mayo 18BacktotheGames - Síguenos en nuestras redes sociales

Watch Dogs: Legions – Review

Watch Dogs: Legion, tercera parte de la saga de hackeo en mundo abierto desarrollado por Ubisoft finalmente ha llegado a PS4, Xbox One, Google Stadia y PC, además será un juego de lanzamiento en ambas consolas de siguiente  generación: lo tendremos en Xbox Series X / S el 10 de noviembre y en PlayStation 5 el 12 del mismo mes.

Watch Dogs: Legion fue anunciado durante la E3 2019, mostrando una Londres excelentemente recreada, gráficos a la altura de la nueva generación de consolas y sobre todas las cosas, la promesa de dejarnos controlar A CUALQUIER NPC que nos encontráramos en la ciudad, reclutándolo y gozando de distintas habilidades características que lograban ponernos hasta en los zapatos de una abuelita de avanzada edad. Y sí, todo eso está en la versión final del juego.

Contexto

En Watch Dogs: Legion tomamos el control de los miembros de la resistencia de Dedsec, luego de ser injustamente culpados de un ataque terrorista en Londres. Desde aquel momento, tanto la prensa como la mayoría del pueblo se puso en contra del grupo de hackers, por lo que se inició un proceso de reclutamiento para renacer de las cenizas. Lo más interesante es que el reclutamiento es para cualquier ciudadano que camine en las calles de Londres, literalmente, sin importar su profesión.

Tras estos atentados, la empresa de seguridad privada Albion tomará el control de la ciudad convirtiéndola en un estado totalitario y orwelliano donde es imposible tomar una fotografía sin que las fuerzas del orden, compuestas por soldados y drones de vigilancia, te propinen una buena golpiza, o en el mejor de los casos, te arresten de forma arbitraria.

Apartado Técnico 

Técnicamente Watch Dogs: Legion es, posiblemente, uno de los mejores exponentes de lo que viene en la próxima generación de consolas, con destellos técnicos sorprendentes como el tan laureado trazado de rayos, que aquí está más que bien implementado. Cada reflejo en un cristal, charco en el piso, o inclusive las texturas de la tela del outfit que vistes cuentan con detalles impresionantes a la vista, sobre todo al realizar una comparativa con esta característica desactivada. Su implementación es, sin duda, el mayor acierto para las sobremesa que están por venir y también en los ordenadores más recientes con tarjetas RTX de NVIDIA o las próximas Radeon 6000 de AMD.

No obstante, hay animaciones que lucen muy bien pulidas e inacabadas, mientras que algunos escenarios muestran deficiencias en la calidad de la imagen. Además los tiempos de carga son eternos, en un par de elementos que seguramente mejorarán una vez que salga al mercado el título optimizado para la novena generación de consolas.

Jugabilidad

Watch Dogs: Legion le da al jugador una enorme libertad para cumplir las misiones a partir de diferentes mecánicas: para superar los desafíos puedes optar por el sigilo, hackeando las cámaras y haciéndolo todo a distancia con tu spider-bot a través de los conductos de ventilación o, si lo prefieres, también puedes hacer de esto un shooter, sacando tu arma y disparando a los diferentes enemigos que buscan impedir que logres tu cometido.

En ese sentido, debemos reconocerle a Ubisoft su acierto en el diseño de niveles, porque todas las localizaciones en las que se desarrolla una misión han sido conceptualizadas para poder ser abordadas con todos los estilos de juego que presenta el título. Además, también resulta interesante como podemos interactuar con todos los elementos del entorno para sacar ciertas ventajas.

Lamentablemente, el titulo peca del talón de Aquiles en la mayoría de juegos de Ubisoft. Muchas de las misiones caen en la repetición y llegan a ser muy parecidas. Y es que el objetivo en la mayoría de ellas será el mismo: infiltrarse en un determinado sitio protegido, descargar ciertos datos y huir antes de que alguien nos aniquile. La sensación de que lo que estás experimentando en un determinado nivel del juego es muy similar a uno que ya habías vivido será inevitable, pese a algunas excepciones.

Watch Dogs: Legion. Es sin duda el juego más ambicioso de Ubisoft en la última década, con ganas de sorprender y hacer algo fuera de lo habitual. Lo cierto, es que en algunos aspectos lo ha logrado y en otros ha quedado demasiado corto, pero al menos demuestra el enorme valor que esta IP tiene para la desarrolladora francesa. Reza un viejo adagio mexicano: el que mucho abarca, poco aprieta; y da la impresión de que esto le ha ocurrido a los creadores en ciertos apartados del juego.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Facebook