Bajo su dirección, Bethesda y Zenimax crecieron hasta convertirse en gigantes del mundo de los videojuegos. Gigantes conocidos por vender armadura de caballo sin efectos, relanzar Skyrim en todas las plataformas conocidas por el ser humano y producir clásicos como Fallout 76. Una curiosidad más es que Robert estuvo casado con Lynda Carter, conocida por ser la Mujer Maravilla durante los años ochenta. Muchas figuras de la industria de los videojuegos han salido a compartir palabras de afecto hacia Altman. Definitivamente, nadie puede negar que este creó una empresa grande.