Sábado, Noviembre 27BacktotheGames - Síguenos en nuestras redes sociales

Mundial Qatar 2022: denuncian que más de 6.500 obreros murieron en la construcción de los estadios

Según revela un informe de un periódico inglés, las víctimas son trabajadores inmigrantes que llegaron al país a partir de 2010.

A esta altura, el Mundial de Fútbol de Qatar 2022 puede ser catalogado como el Mundial más escandaloso de la historia. A las sospechas de la singular designación que derivó en el FIFA-Gate, ahora se sumó un nuevo dato. Y es escalofriante. Poco más de 6.500 trabajadores inmigrantes murieron desde 2010, cuando se pusieron en marcha la construcción de siete nuevos estadios y toda la infraestructura que concentrará el evento.

Según una investigación publicada por el periódico inglés The Guardian, inmigrantes de Sri Lanka, Nepal, Pakistán, India y Bangladesh viajan al emirato para trabajar en la construcción de estadios para albergar los partidos, pero también de hoteles, aeropuertos o líneas de transporte. Y en la mayoría de los casos reciben un trato casi inhumano.

Mi vida aquí es como estar en una cárcel. El gerente de la empresa dijo que si queremos quedarnos a trabajar en Qatar, hay que cerrar la boca y seguir trabajando”, expresó Deepak, uno de los obreros metalúrgicos del estadio de Khalifa, en uno de los testimonios recogidos por el medio británico.

Las cifras que fueron difundidas corresponden a los registros que llevan a cabo estos cinco países. Pero se estima que el número es mucho más alto. ¿Por qué? No están incluidos los últimos meses de 2020 y los dos meses de este nuevo año. Lo llamativo de esta falta de información oficial es que a pesar de la pandemia, las obras en Qatar nunca frenaron.

También están exceptuados los keniatas y filipinos cuyos países no lleva un número oficial, pero según consta en el informe son un gran porcentaje de los que trabajan allí.

En el fatídico ranking publicado, India es el país con el mayor número de muertes: 2.711; seguido por Nepal, con 1.641; Bangladesh, 1.018; Pakistán, 824; y Sri Lanka, con 557.

Hace bastante tiempo que “Amnistía Internacional” viene denunciando innumerables irregularidades con los trabajadores en Qatar. Y varias asociaciones vinculadas con los Derechos Humanos alzaron la voz en protesta por los abusos y explotación de los trabajadores.

Según cifras divulgadas, son casi 1.800.000 inmigrantes los que pasaron por la construcción faraónica desde 2010 (90% de la mano de obra). Sólo el estadio Khalifa tiene a más de 3.200 inmigrantes trabajando allí a diario. Y los sueldos según la agencia de contratación de inmigrantes oscilan entre los 500 y 2.000 dólares por mes.

“Existe una falta real de transparencia en torno a estas muertes. Es sumamente necesario que Qatar fortalezca sus normas de seguridad”, pidió May Romanos, de Amnistía Internacional.

Los autores del informe aclaran que es imposible saber cuántos de estos accidentes laborales se han producido en las obras puestas en marcha ya que la propia organización admite que sólo 37 fueron los fallecimientos dentro de las obras. Una cifra irrisoria dado los informes de los distintos países implicados.

“Es probable que muchos trabajadores hayan muerto en estos proyectos de infraestructura para la Copa del Mundo”, aseguró Nick McGeehan, director de Fair-Square Project, una organización de abogados expertos en derechos laborales en los países del Golfo Pérsico encargada de la gran trasformación del proyecto.

En la actualidad, Qatar cuenta con más de un millón y medio de inmigrantes trabajando en el país. Y según lo difundido, el cálculo estimativo es que desde que se arrancó con las obras, son 12 los muertos por semana.

Sin embargo, la mayoría de la muertes son catalogadas como “naturales”, motivadas por fallas cardíacas o respiratorias. Aunque también se han registrado suicidios o muertes por accidente de tráfico. Una de las principales causas tomada como “natural” es la sobreexigencia provocada por la elevada temperatura del país.

El Gobierno de Qatar se excusó ante el periódico inglés en un comunicado en el que aseguran que el número de muertes “es proporcional a la infraestructura montada” y que en las cifras se incluyen a trabajadores que mueren por causas naturales después de vivir muchos años en el emirato.

“Sin embargo, toda muerte es una tragedia y no se ahorra ningún esfuerzo en intentar prevenir cada muerte en nuestro país”, dice el texto publicado por el Ejecutivo.

“Se pidió a Qatar que modifique su ley sobre las autopsias como para exigir investigaciones forenses sobre todas las muertes repentinas o inexplicables; y aprobar una legislación para exigir que todos los certificados de defunción incluyan una referencia a la causa de muerte”, denunció Hiba Zayadin, investigador en el Golfo de una de las organizaciones que levantaron la bandera de la denuncia “Human Rights Watch”.

Mientras las construcciones siguen su curso, Qatar sigue despertando innumerables sospechas. Por lo pronto, entre noviembre y diciembre del próximo año el Mundial se jugará allí. Cueste lo que cueste.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Facebook